loading
  • Find Us
    180 St West Side
  • Call Us Today
    (+1) - 800 - 555 - 6789
  • EMail Us Now
    contact.usa@finanzen.com

Haciendo Un Balance En Nuestra Vida

Hemos llegado hoy 31 de Diciembre de 2015 y podemos decir: “Hasta aquí el Señor ha sido fiel”, es el tiempo para detenernos un poco meditar y hondar seriamente en la trascendencia de nuestra vida; preguntarnos ¿Cómo esta nuestra vida personal con el Señor?   ¿Hemos progresado o retrocedido?

Les invito hacer un balance de nuestra vida, abramos nuestro libro de cuentas y comparemos el Deber y el Haber de nuestra existencia ¿Estamos en mayor altura o hemos descendido? ¿Vivimos mas cerca de Dios o nos hemos alejado de Él?

Dijo también esta parábola: Tenía un hombre una higuera plantada en su viña, y vino a buscar fruto en ella, y no lo halló. Y dijo al viñador: He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? Él entonces, respondiendo, le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone. Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después. Lucas 13:6-9

El Señor Jesús nos hace una advertencia a la seriedad y responsabilidad. Así que veamos a la luz de la Biblia los frutos que debemos dar o quizá recordar los frutos que estemos dando.

I. Dios espera frutos de nosotros

Dios manifiesta un interés en nuestra obra y esta pendiente del acto mas pequeño de nuestra vida.

II. Los frutos deben ser conforme a nuestras capacidades y Oportunidades

Todos hemos recibido un Don o Talento para hacer las cosas (véase Nuevo Nacimiento), por su puesto, No todos tienen los mismos dones o capacidades pero todos son importantes.

Dios te señala tu tarea pero también te capacita para que la realices dignamente

La higuera estaba capacitada para dar frutos, podemos llegar a esa conclusión por lo siguiente:

Tenia los rayos del sol.
Tenia la lluvia que caía.
El hortelano la cuidaba.
Tenía el aire, etc.
Las personas se parecen a la higuera están capacitadas y están llamadas para grandes obras o cosas.

El orden divino dice: “Buscar primeramente el reino de Dios y su justicia…”.  Mateo 6:33

Debe de pesar ¿cierto?. Nosotros somos la luz del mundo debemos de brillar donde sea, ¡vaya que privilegio es este!

¡Todo privilegio tiene una responsabilidad!

III. En esta vida unos dan frutos y unos No

Ante los ojos de Dios toda labor es digna y grande, si lo hacemos con gozo y fidelidad.

Isaías dice lo siguiente: “Este pueblo con sus labios me honran mas su corazón esta lejos de mi”

¿Cuáles son los frutos que encontrará Dios en usted?

Permítame narrarle una historia, la vida del Sr. González.

Se dice que había un hombre rico quien no pensaba sino solo en acciones y dividendos. Una noche se quedó solo en la casa, en un sillón. De pronto fue despertado por una persona extraña que se le acercó con modales tan amables y con maneras tan encantadoras, que pronto el señor González olvidó su primera irritación y entabló una conversación interesantísima con su visitante. Hablaban brillantemente y con elegancia acerca de cosas en las cuales el señor Gonzalez había estado interesado en los días de su juventud.

El visitante habló de arte, literatura, ciencia y filosofía. Discurría con facilidad acerca de la música, de la poesía, y recodo al señor Gonzales como le interesaban estas cosas en su juventud. Mas tarde el visitante hablo del libro celebre que había escrito el señor Gonzalez, y que había cautivado la atención del mundo entero. Al principio Gonzalez no recordaba el libro. Luego el visitante se sentó al piano, interpretando una linda pieza musical que dijo había sido compuesta por Gonzalez. También hablo de los celebres cuadros que Gonzalez había pintado.

Al final llego la hora de irse y Gonzalez le expreso el gran placer que había experimentado con su visita. Entonces le dijo: “Perdóneme, quisiera conocerle su nombre”. El visitante le dijo, con una mirada que alcanzó hasta el alma de Gonzalez: “Yo soy el hombre que usted pudo haber sido”. ¡El héroe del señor Gonzalez!

Muchas veces pensamos en lo que hemos hecho pero casi no pensamos en lo que pudimos hacer.

IV. Dios da una Nueva Oportunidad

Dios es el Dios de las “n” oportunidades pero Dios no puede ser burlado, lo que el hombre sembrare eso mismo segará. Gálatas 6:7

Conclusión

Quizá hemos fracasado espiritualmente pero hoy, el Dios del Universo te dice que tienes una nueva oportunidad mientras tengas vida; NO la desperdicies, NO la tengas en poco.

Que en este nuevo año la decisiones que tomemos sean siempre las correctas y así sembraremos buenos frutos para que al final de la carrera o del camino (de la vida) puedas ofrecerle algo al Señor de lo mucho que nos a dado.

¡Feliz y Prospero Año nuevo les desea!