loading
  • Find Us
    180 St West Side
  • Call Us Today
    (+1) - 800 - 555 - 6789
  • EMail Us Now
    contact.usa@finanzen.com

Su corazón confía en ella

Para bien o para mal, no hay influencia que afecte más a un hombre que tiene a Dios en su corazón, que su esposa. Ella fomentará u obstaculizará su devoción espiritual al Señor. Ella aumentará su pasión por Dios o le echará agua fría. ¿Qué tipo de esposa incentiva el crecimiento espiritual de su esposo? Proverbios 31:10–31 nos ofrece un perfil de la esposa que es digna de la confianza de su esposo. Esta mujer es la personificación de la verdadera sabiduría de Dios, haciendo que el marido confíe plenamente en ella.

“Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas” (Prov. 31:10). Una esposa tan buena es difícil de encontrar. La palabra hacendosa puede significar “fortaleza, capacidad, valor o dignidad”. Esta mujer es un ejemplo de cada una de estas cualidades, pues tiene una gran capacidad, un carácter noble y un fuerte compromiso con Dios y su familia. Sólo Dios puede otorgarnos una mujer tan hacendosa: “Casa y riqueza son herencia de los padres, pero la mujer prudente viene del Señor” (Prov. 19:14). “El que halla esposa halla algo bueno y alcanza el favor del Señor” (Prov. 18:22). Esta mujer virtuosa es un regalo inestimable de parte de Dios.

No es de extrañar que “en ella confía el corazón de su marido” (Prov. 31:11). En ella tiene fe el esposo porque “ella le trae bien y no mal todos los días de su vida” (Prov. 31:12). Ella aporta sus fortalezas al matrimonio, cada una de las cuales está especialmente diseñada para servir de complemento a las debilidades del esposo. Sus dones se convierten inmediatamente en las ganancias de él y, ¿le ofrece tanto que le hace confiar en ella?

1. SU SERVICIO

En primer lugar, esta extraordinaria esposa le sirve incansablemente. No se queda sentada sin hacer nada, con mucha determinación “busca lana y lino” y ofrece “con agrado sus manos” (Prov. 31:13) para hilar y crear el material. Ella es “como las naves de mercader” (Prov. 31:14), se lanza a la búsqueda de las mejores telas, al mejor precio para realizar las mejores prendas. Esta esposa abnegada “se levanta cuando aún es de noche” (Prov. 31:15) y prepara el alimento para su familia. Es una excelente administradora, supervisa a “sus doncellas” ya que sirven junto a ella en la casa.

2. SU ÉXITO

En segundo lugar, esta emprendedora mujer hace uso de su buen juicio en sus múltiples relaciones. Astutamente “evalúa un campo” y luego lo compra. Ahí planta una “viña” (Prov. 31:16). Debido a su “fuerte” (Prov. 31:17) determinación, asegura un ingreso disponible para su familia. Estas relaciones comerciales le generan “ganancias” (Prov. 31:18), proporcionándole recursos adicionales para compartir con los demás. Trabaja bien de “noche” con su “rueca” y “huso” (Prov. 31:19) para hacer prendas de vestir para su familia.

3. SU SACRIFICIO

En tercer lugar, esta diligente mujer da con generosidad al “pobre” y al “necesitado” (Prov. 31:20). Conforme se acerca la “nieve”, también le da a su familia. Planea con antelación y hace prendas de vestir “escarlata” (Prov. 31:21) para su familia. No escatima en esfuerzos ni gastos para dar lo mejor que puede. Luego de proveer a los demás, esta trabajadora mujer hace “mantos” y vestidos “para sí” con “lino fino y de púrpura” (Prov. 31:22). Su capacidad para dar prendas costosas es una prueba clara del favor de Dios en cuanto a sus labores.

4. SU INTELIGENCIA

En cuarto lugar, sus muchas virtudes mejoran la posición de su esposo en “las puertas” (Prov. 31:23) en donde los líderes de la ciudad se reúnen. Con profunda inteligencia, esta hacendosa esposa “hace”, “vende” y “provee” (Prov. 31:24) sus bienes. A pesar de ser muy competente, no compite con el liderazgo de su esposo, pero subyace en ella por medio de su humilde sumisión – y todo el mundo lo sabe.

5. SU FORTALEZA

En quinto lugar, esta valiosa mujer mira hacia el futuro con “fuerza” y “dignidad” interior (Prov. 31:25). A pesar de que se anticipa a muchos desafíos, “sonríe” (Prov. 31:25) con una confianza positiva en el cuidado providencial del Señor. Ella permanece expectante a que el suministro de los cielos satisfacerá todas las necesidades de su familia. Como las personas buscan su consejo, les habla con palabras de “sabiduría” y “bondad” (Prov. 31:26). A pesar de encontrarse ocupada fuera del hogar, ella no descuida “su casa” (Prov. 31:27).

6. SU SUPREMACÍA

En sexto lugar, ella es tan buena madre que cuando sus hijos observan lo hacendosa que es, “la llaman bienaventurada” (Prov. 31:28). Su esposo ve en la crianza los rasgos de su carácter y “la alaba”. Y entre las mujeres él presume de eso, “[ella] las supera a todas” (Prov. 31:29). Ante sus ojos, no hay nadie que pueda afirmar legítimamente ser igual a ella.

7. SU ESPIRITUALIDAD

En séptimo lugar, la verdadera grandeza de esta mujer es su devoción espiritual. Ella “teme al Señor” (Prov. 31:30). La “gracia” y la “belleza” por sí solas son “engañosas” y “vanas”. Su verdadero atractivo para él es su reverencia a Dios. Incluso los líderes de la ciudad “la alaban” en las “puertas” (Prov. 31:31), reconociendo la integridad de su vida. Su esposo valora su fidelidad y laboriosidad. Él es el más afortunado de los hombres.

No es de extrañar que su esposo confíe en ella. Que Dios sea parte de su vida la hace digna de su plena confianza. En todo sentido, ella es “la corona de su marido” (Prov. 12:4). Sólo Dios puede proporcionar una compañera tan hacendosa.

¿Te ha dado el Señor una esposa tan hacendosa? ¿Puedes ver cómo está especialmente diseñada para ti? ¿Puedes reconocer como ella ha aumentado tu eficiencia para el Señor? Entonces, agradece a Dios por esta gran mujer en quien confía tu corazón.

 

 

Autor: Steve Lawson